¿Cómo empoderar a tu equipo?

Actualmente, es habitual escuchar la palabra empoderamiento. La RAE define Empoderar como: “Hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido”. Este término se utiliza también en el ámbito empresarial como estrategia de gestión, esto es, dar poder a los empleados para maximizar la utilización de sus diversas capacidades, destrezas, habilidades y competencias y además generar una mayor motivación y compromiso en los equipos de trabajo.

Veamos algunas claves para empoderar a tu equipo. Lo fundamental a tener en cuenta es que existen actitudes que juegan en contra. Para ayudar a tu equipo a que se conviertan en personas independientes y productivas tienes que tener en cuenta algunas cuestiones básicas:

  1. Dejar que encuentren soluciones

Muchas veces creemos que es de gran ayuda eliminar las dificultades que encuentran los demás. Lo que no solemos tener en cuenta es que dar espacio para que la persona encuentre las soluciones por sí misma y pida apoyo si lo necesita, fortalece la autoestima y la confianza en uno mismo.

  1. Dar oportunidad de tomar decisiones

Dar una recomendación no implica necesariamente tomar decisiones por los demás. Es importante dejar que las personas tomen sus propias decisiones. Esto favorece el aprendizaje y la capacidad de asumir riesgos y responsabilidades.

  1. Escuchar

Aprender a escuchar no es tan sencillo como parece. Tomarse tiempo para escuchar atentamente al otro, no solo favorece la comunicación efectiva, sino que también es darle valor a lo que el otro tiene que decir. Cuando nos escuchan nos sentimos valorados y respaldados.

  1. Utiliza frases positivas

Las frases negativas repercuten negativamente en el estado anímico de las personas. Evita “destruir”, intenta siempre “construir”. Si estás enojado o alterado por alguna situación, es preferible señalarlo y plantear la mejor solución o el comportamiento deseable sin utilizar frases que desestimen las habilidades del otro.

  1. Predica con el ejemplo

Cuando hablamos de todo esto nos parece una obviedad, pero ¿eres capaz de aplicarlo contigo mismo? ¿Utilizas contigo frases positivas? ¿Te castigas por los errores o aprendes de ellos? Nada mejor que comenzar con uno mismo.

Todas las personas tienen diferentes habilidades, pero si no creen en ellas difícilmente podrán ponerlas en práctica para alcanzar sus objetivos. Por eso es tan importante que empoderes a tu equipo para que puedan dar lo mejor de sí mismos.