¿Sabes reconocer tus puntos fuertes?

Identifica tus fortalezas

Muchas veces, nos preguntan por nuestras debilidades y/o aquellas áreas en las que consideramos que debemos mejorar y damos una repuesta rotunda y precisa. Lo tenemos muy claro y nos hacemos “cargo” de ello.

 

Ahora bien, cuando nos preguntan por nuestro punto fuerte, aquello que queremos destacar de nosotros mismos, nos entran las dudas. Puede ser que suframos de un falso pudor o que dudemos de nuestras fortalezas, de nuestro valor o ambas cosas.

 

Quizás el hándicap para reconocer una fortaleza esté muy elevado o distorsionado. Nuestros puntos fuertes están ahí al alcance de la mano. Sólo necesitan ser reconocidos y redescubiertos para que nos den su fuerza y nos retroalimenten positivamente.

 

Veamos algunas cuestiones que muchas veces no son valoradas en toda su fuerza:

 

Tu trabajo habla de ti

¿Qué quiere decir esto? Que las metas que eliges y tu estilo profesional son verdaderamente tuyos. Los has elegido Tú. Tu trabajo es parte de tu vida, disfrutas con él, más allá de lo que ganas, de los reconocimientos, etc. . . .  Ese estilo es único y por él serás reconocido.

 

Actúas

¿Piensas o haces? Está muy bien pensar. Pero de nada sirve si no traducimos nuestros pensamientos en acciones. Tú eres de las personas que actúan. Das el primer paso. Muchas veces no sabes muy bien a dónde, o sí, pero de lo que estás seguro/a es que estás comprometido/a con ello. Haces lo que tienes previsto hacer.

 

No temes al esfuerzo y a la perseverancia

Estás convencido/a y comprometido/a, pues no temes al esfuerzo aun cuando no te apetezca hacer algo y/o tomar determinadas decisiones. Los objetivos los alcanzan aquellas personas que perseveran en ello,  más allá de su inteligencia, recursos económicos, formación, etc.

 

Eres un/a buscador/a

¿Te sientas a esperar o sales a buscar? Si es lo último, eres un/a buscador/a y vas por buen camino. Lo peor que puede suceder es no intentarlo. Todo cambia constantemente, pero buscar el cambio para mejorar, es una decisión y tú has decidido hacerlo.

 

No le temes al método y a la organización

Tienes claro que hay herramientas que ayudan a alcanzar tus objetivos. Buscas aquellas que funcionan y las aplicas. Sabes lo que es ser eficiente y cómo gestionarlo.

 

Valoras tu Imagen Profesional

Eres consciente de que no es suficiente ser un/a buen/a profesional y tener una buena marca personal. Sabes que lo fundamental es lo que comunicas a los demás. Cuidas tu reputación. Y para ello sabes cuál es tu fuerte, tu especialidad, aquello que te diferencia del resto y además sabes comunicarlo.

 

Te relacionas con personas

Parece una obviedad, pero no lo es tanto. En general, creemos que nos relacionamos. Buscamos clientes, buscamos oportunidades, buscamos vender . . . pero para ello primero, hay que relacionarse con personas, ponerse en el lugar del otro, saber qué necesita,  conectar, comunicar de forma clara . . . Tú conectas con el otro.

 

Estoy segura que te has sentido identificado/a en alguno de estos puntos o, por lo menos, en parte. Si no es así, seguramente has reconocido un gran valor en alguno y has decidido trabajar en ello. Pues adelante. Potencia y valora lo que ya posees y anímate a descubrir y potenciar tus posibilidades. Desde nuestra experiencia, las personas suelen descubrir su fortaleza cuando toman la decisión de superar lo que creían una debilidad insuperable.

 

Te invitamos a visitar www.cursosenlaweb.es . Encontrarás cursos a la medida de tus necesidades.