Comunicación

A estas alturas del avance humano, social y tecnológico, me sorprendo de que la INTELIGENCIA EMOCIONAL continúe siendo algo infravalorado, en el mundo de los negocios.

Sin embargo las personas verdaderamente LÍDERES son personas conscientes de sus sentimientos. Han aprendido a re-conocer, expresar y gestionar sus experiencias integrando sus emociones en ellas. Son personas auténticas. Observa estos comportamientos que les caracterizan:

Muchas veces, nos preguntan por nuestras debilidades y/o aquellas áreas en las que consideramos que debemos mejorar y damos una repuesta rotunda y precisa. Lo tenemos muy claro y nos hacemos “cargo” de ello.

 

Ahora bien, cuando nos preguntan por nuestro punto fuerte, aquello que queremos destacar de nosotros mismos, nos entran las dudas. Puede ser que suframos de un falso pudor o que dudemos de nuestras fortalezas, de nuestro valor o ambas cosas.

 

Hablar BIEN en Público no es un capricho. Es una DECISIÓN que puedes no tomar, pero que cuyas consecuencias -si lo decides- son seguras y de gran impacto en tu vida profesional.

Como toda decisión profesional, debe ser consecuencia de un Proceso Mental, que resumimos aquí:
 

1º IDENTIFICA EL PROBLEMA O LA OPORTUNIDAD

Cada día escucharás que te dicen que la Comunicación Comercial debe ser menos técnica y más emocional. Si ves la publicidad, todo es márketing emocional, todo se basa en Historias (Storytelling). Con frecuencia, mis clientes me dicen “sí pero a mi no se me ocurren historias…”. 

Páginas